Final del Grupo Mundial:

Idiomas:

23 junio 2011

Clásicos: Bélgica 3 - 2 Rusia, 2001


REPORTAJE

Equipo belga de Fed Cup en 2001

Dos estrellas en el firmamento

Bélgica consiguió en 2001 convertirse en la indiscutible primera potencial mundial del tenis femenino. Y todo ello gracias a la aparición de dos de las mayores estrellas del tenis del nuevo milenio: Justine Henin y Kim Clijsters.

Muchos países llegan a tener varias grandes jugadoras a lo largo de su historia pero lo que no es tan frecuente es que, como en este caso, surjan prácticamente en el mismo momento.

En la final de Fed Cup por BNP Paribas de 2001, Bélgica tenía que enfrentarse a una potencia tenística de primer nivel como es Rusia. El equipo ruso alcanzaba la final por segunda vez en tres años y la buena salud de su tenis venía avalada por la presencia de seis de sus jugadoras entre las 50 primeras del ranking.

Cambio de orden

La final se presentaba como un escaparate para las nuevas jugadoras que estaban llamadas a dominar el tenis de los años 2000. En aquel año tanto Kim Clijsters como Justin Henin, ambas todavía adolescentes, habían empezado ya a despuntar. Henin había alcanzado la final de Wimbledon y Clijsters la de Roland Garros y, a pesar de su edad, partían como favoritas para la victoria.

Por el lado ruso, el equipo estaba también formado por dos jugadoras que aún no había cumplido los 20 años pero que contaban con un enorme potencial: Elena Dementieva, que había conseguido llegar a las semifinales del WTA Tour Championships en 2000 y Nadia Petrova, campeona junior de Roland Garros en 1998.

Victorias aplastantes

Henin había sido la encargada de jugar los primeros partidos en el Grupo B de la ronda previa  y los había ganado todos. Así que fue ella la encargada de abrir el fuego frente a Nadia Petrova. La jugadora belga empezó de una manera aplastante rompiendo el servicio de la rusa en tres ocasiones y llevándose el primer set sin perder un solo juego. En el segundo set, Petrova presentó un poco más de oposición pero acabó sucumbiendo por 63. Bélgica se llevaba el primer punto. "Los partidos anteriores me han dado mucha confianza. Mentalmente, creo que soy más fuerte" declaró Henin tras el partido.

El segundo partido enfrentó a Kim Clijsters y Elena Dementieva y discurrió exactamente igual que el anterior: Clijsters le endosó un contundente 60 a la rusa en el primer set y se llevó el segundo con un poco más de dificultad 64.

Gloria para Bélgica

Bélgica se llevaba así su primer título de Fed Cup y confirmaba la gran calidad de sus dos jóvenes jugadoras. Este triunfo fue el primer gran título para ambas y fue el preludio de una exitosa carrera llena de victorias. En el caso de Clijsters 4 victorias en Grand Slam y en el de Justin Henin nada menos que 7.

La joven Kim Clijsters estaba exultante después de la final "Es estupendo para todos - para la Federación (belga), para las jugadoras y para el capitán. Este título de Fed Cup es muy importante y es la razón por la que nos hemos comportado de una manera tan profesional a lo largo de la semana. Es muy importante para nosotras vencer por nuestro país. Tenemos grandes ejemplos en el tenis belga como Sabine Appelmans y Dominique Van Roost y me alegro de que podamos mantener el nivel".

Contenidos relacionados

Equipos relacionados

Jugadores relacionados

 
 

© ITF Licensing (UK) Ltd. Todos los derechos de propiedad reservados. Ninguna parte de esta página web podrá ser duplicada, redistribuida o manipulada de ninguna forma. Cuando accede a la información de esta página web, se atiene a nuestra Póliza de Privacidad y nuestros Términos y Condiciones.

Creado por Umbraco

Diseñado por New Brand Vision